Salud Digital: los ciudadanos y las TIC

Publicada en Publicada en CURSOS/JORNADAS

Las tecnologías están cada vez más presentes en nuestras vidas, en sanidad y en la salud no iba a ser menos, ya que los usuarios del Sistema Sanitario están cambiando en los últimos años, no sólo son receptores de información sino que participan activamente del cuidado de su salud. El usuario activo y experto de hoy en día no sólo quiere información, el ya la tiene, quiere que su profesional sanitario mejore  la comunicación con él, le facilite información veraz y útil que puede encontrar en las redes y le proporcione una atención integral y coordinada. Por lo tanto los profesionales y las organizaciones sanitarias debemos adaptarnos y ser flexibles para satisfacer las necesidades y demandas del nuevo paciente que ha llegado para quedarse.

ciudadanos y las tic

En esta entrada voy a tratar el primer tema del Curso Salud Digital experiencias Innovadoras del que os hablé en la entrada anterior, veremos como las TIC son un potente motor de cambio que facilita la comunicación en un entorno cada vez más seguro y transparente. 

Elementos clave en el diseño de Intervenciones de Salud Digital para el ciudadano

Utilizando el material del curso, el profesor Francisco Lupiañez Villanueva, propuso este tema de debate con la intención de elaborar un lista con elementos claves que no deben faltar a la hora de realizar una estrategia digital para el ciudadano. Las aportaciones fueron muchas y todas de gran interés, voy a resumir y destacar las más interesantes y que más se repitieron:

  • Diseñada para el usuario final y su salud, no todas las intervenciones lo están
  • Accesibilidad desde diferentes dispositivos, teniendo en cuenta las compatibilidades
  • Facilitar acceso huyendo de largos registros, códigos, etc, “hacerlo fácil el acceso”
  • Tener clara la necesidad real y que sea factible
  • Presupuesto con el que se cuenta para llevar a cabo el proyecto
  • Delimitar el sector de la población al que va dirigida, entendiendo bien las necesidades y características
  • De respuesta rápida y factible: el usuario debe ver que funciona
  • El ciudadano debe participar en el diseño de las mismas ya que van dirigidas a él, contar con el paciente, aportación clave
  • Intervenciones bidireccionales entre ciudadanos y profesionales
  • Adaptar el lenguaje al usuario
  • ¿cuál es el nivel de conocimientos de partida?, ¿conocen la jerga de la disciplina?, ¿qué debería explicarse y qué darse por sentado?
  • Parte de las políticas de los planes de salud y desde el punto de vista de infraestructura, comunicación, formación.
  • Tener en cuenta el “Gradiente Social de las TIC”
Gradiente social de las TIC: diapositiva del temario por Francisco Lupiañez
Gradiente social de las TIC: diapositiva del temario por Francisco Lupiañez

En base a esta pirámide Aitor Valero aportó:

-No usuarios de las TIC: formación individualizada, parecida a la que se hace con el programa “Beti on” de teleasistencia.

-Usuarios esporádicos: formación en grupos pequeños, por ejemplo en aulas de informática

-Usuarios medios: mediante envío a domicilio de guías o trípticos.

-Usuarios avanzados: mediante mailing.

  • Seguridad, tener la certeza de que la comunicación va a ser la correcta y sobre todo segura
  • Inteoperabilidad, que permitan compartir datos y posibilitar el intercambio de información y conocimiento.
  • Alfabetización en TIC a usuarios y profesionales
  •   Universabilidad: que todo usuario pueda acceder a medios que le permitan usar las TIC.
  • Transmitir la cercanía de las herramientas digitales
  • Clave: visión del paciente, cercanía, compartir datos, conectar y colaborar e integrar conocimientos y herramientas.
  • Quiero destacar las aportaciones de Sergio Yuste ( @syuste76) que me parecieron muy interesantes:
Aportaciones de Sergio Yuste
Aportaciones de Sergio Yuste
  • Mantener la coherencia entre lo que queremos conseguir, los métodos que vayamos a emplear para lograr nuestros objetivos (y aquí está en valorar si realmente las TIC son la mejor herramienta) y como vamos a evaluar si hemos conseguido los resultados que pretendíamos.
  • Papel de las determinantes sociales  en la Salud, tener en cuenta lo dijo  Pettigrew-Macintyre 2001  que ” un programa solo puede ser exitoso si es tan efectivo para el grupo social mas postergado como lo es también para aquel mas favorecido”

Como veis la lista de elementos a tener en cuenta a la hora de diseñar un plan de intervención digital para el ciudadano es larga y eso que estoy resumiendo. No se puede poner en marcha una estrategia digital así la ligera, se deben tener en cuenta todas estas cosas y para concretar y resumir ideas, quiero compartir la lista de 10 items que aportó Sara Arévalo Lobera:

Lista de 10 items de Sara Arevalo Lobera
Lista de 10 items de Sara Arevalo Lobera

 

Y ahora comparto lo que yo escribí al hilo de todas estas aportaciones, con las que estaba totalmente de acuerdo, pero por aportar algo diferente expuse lo siguiente:

“Excelentes aportaciones, sobre todo estos 10 items de Sara, por aportar una nueva visión de elementos clave a la hora de diseñar una intervención digital, diría:

1. FORMACIÓN DE LOS PROFESIONALES DE LA SALUD: lo primero y fundamental es formar a los profesionales, porque no todo el mundo tiene conocimientos de las TICs, ni de salud digital, ni de nada de nada, en este mundo de la Salud Digital todavía estamos muy pocos y lo primero sería contar con una buena formación de los equipos de trabajo del día a día, contando que habrá miembros que nunca se van a digitalizar…..

Partiendo de este punto de inicio diría que son necesarios una serie de principios como en todo proyecto de puesta en marcha de una intervención de salud o educativa, porque vamos a educar en salud digital:

Principio de racionalidad. El planificador ha de tener un conocimiento previo fundado en bases científicas de la realidad del ámbito y de las personas a las que irá destinada la intervención.

Principio de continuidad. Todos los elementos que componen el programa de intervención educativa han de ser aplicados de forma continua y sistemática y deben estar interrelacionados.

Principio de univocidad. La redacción del programa ha de hacerse de forma que todos los términos utilizados puedan ser entendidos en el mismo sentido.

Principio de comprensividad semántica. Los términos utilizados en la redacción de un programa han de ser fácilmente comprensibles por todos.

Principio de flexibilidad. La planificación debe ser flexible, permitiendo la introducción de modificaciones necesarias en cualquier momento del proceso.

Principio de variedad. El equipo planificador deberá ser creativo y original en la elaboración.

Principio de realismo. La elaboración del programa ha de partir de un análisis previo y sólidamente apoyado en la realidad del ámbito en el que se va a aplicar.

Principio de participación. El equipo planificador ha de estar abierto a la participación de otras personas o entidades.

Para que la planificación sea eficaz, ha de tener distintos niveles y diferentes enfoques. En primer lugar, se ha de reflexionar sobre la filosofía del programa y planificar aspectos como los criterios generales de intervención, estrategias de acción y tipos de proceso.

En segundo lugar, ha de planificarse la forma de obtener los datos necesarios sobre el ámbito de intervención: composición demográfica del ámbito, estructura socioeconómica y actitudes de las personas implicadas.

En tercer lugar, es necesario planificar las metas u objetivos a conseguir, teniendo en cuenta que han de ser realistas y ajustados a las necesidades de las personas sobre las que se va a realizar la intervención. La fijación adecuada de objetivos es muy importante, ya que son los que lo definen, orientan y dan sentido a un programa de intervención.

En cuarto lugar, es necesario planificar los recursos disponibles: humanos, materiales, así como su localización espacial.

 Fuente: http://www.revmatanzas.sld.cu/revista%20medica/ano%202011/vol4%202011/tema17.htm

Es de educación estas propuestas pero totalmente aplicables a sanidad, porque hay que educar en salud digital y sobre todo medir, medir y medir, ofreciendo resultados que muestren ventajas reales de su uso, si un proyecto de intervención digital no aporta ventajas y ahorra tiempo no se hará, como tantos proyectos digitales han fracasado……por no hablar de las Apps de salud…..en fin esto da para tema de discusión.

Conclusiones

Después de este tema de tema de debate seguimos con las reflexiones en los foros y se propusieron otros, como ejemplos de intervenciones de salud digital, aquí se habló mucho de la Carpeta de Salud de Osakidetza y de una plataforma que servía de encuentro y de diálogo entre los profesionales y más allá llamada “Ezagutza” que podéis leer en el link. Hubo muchísimas aportaciones que darían para varias entradas y para debatir mucho, la verdad es que todos los participantes son de mucho nivel y la riqueza es brutal.

En cuanto a las conclusiones que se fueron planteando referentes a este tema de los ciudadanos y las TIC fueron muchas y muy bien desarrolladas, os comparto mi reflexión a continuación:

“Todo proyecto de intervención de salud digital ha de tener como principal objetivo el paciente, el usuario debe ser el centro del sistema, conocer lo que quiere y necesita para mejorar su salud y facilitarle la vida que es lo que pretenden las TICs en su introducción en el mundo de la salud. Por lo tanto siempre se ha de buscar el beneficio para el paciente, debe aportar valor porque sino esta intervención fracasará como tantos proyectos que se han quedado a mitad de camino. El recorrido no es fácil, hay que contar con estrategias políticas ( un Plan de Salud Digital es necesario y urgente) y el apoyo del equipo de salud que lo vaya a aplicar, tiene que creer en este proyecto y sobre todo que también le aporte ventajas a nivel profesional.

La disrupción digital en el entorno de la salud proporciona una capacidad de cambio para cualquier empresa de salud que no se había dado hasta ahora:

– conecta millones de personas a las redes sociales

– capacidad de atender las necesidades de salud en tiempo real

– Analizar gran cantidad de datos ( Big Data)

– Capacidad de innovación, hay proyectos baratos, da pie a equivocarse y por lo tanto mejorar dicha intervención.

Para ello el sector salud tiene que estar dispuesto a mejorar:

– Anticiparse a las necesidades del nuevo paciente activo/experto y ofrecer herramientas útiles

– dedicar recursos suficientes para responder a las nuevas demandas digitales

Hay que ser conscientes de la enorme necesidad de cambio radical de la salud, estamos ante pacientes cada vez más informados y exigentes, por lo tanto los profesionales de la salud deben formarse y responder a estas necesidades, cambiando su manera de trabajar y crear intervenciones y proyectos factibles, reales, sin volverse locos, que se puedan llevar a cabo con los medios y recursos que dispongan, porque las políticas de salud digital aún tardan en llegar. No podemos esperar que el cambio venga de arriba, debe venir de abajo, de nosotros mismos.

Habrá que tener en cuenta que cualquier intervención digital que llevemos a cabo debe de tener:

– ser universal, en acceso y equidad

– Hoy en día el acceso a internet lo tenemos en la mano, en nuestro móvil, por lo tanto todo el mundo puede acceder, la brecha digital se reduce, el 78% de la población entre 15-76 años disponen de conexión diaria a la red

– Importantísimo: los datos y su seguridad, la privacidad, la Seguridad del paciente deben ser el punto de partida para plantearse lanzar un proyecto

– Y por supuesto emplear herramientas para medir resultados, analizar, sacar conclusiones y demostrar su utilidad.

Y también quiero hablar en estas conclusiones de Interoperabilidad, es decir, la habilidad de las organizaciones, personas y tecnologías para trabajar juntos intercambiando información, conocimientos y servicios.”

Los ciudadanos deben participar activamente en toda propuesta de mejora y de intervención digital referente a su salud, mejorando la comunicación entre el profesional sanitario y la comunidad. Debe proponer, pedir, compartir necesidades referentes a su estado de salud y en relación con su red sanitaria disponible. Los ciudadanos deben estar unidos a los profesionales de salud y deben existir canales de escucha para poder escuchar sus propuestas de mejora y saber sus necesidades

Diapositiva del material de estudio de Francisco Lupiañez
Diapositiva del material de estudio de Francisco Lupiañez

 

ENLACE DE INTERÉS

Recientemente se ha publicado un documento de gran interés para todos los profesionales de la salud, se trata de un estudio de como las tecnologías, internet y las redes sociales marcan actualmente la forma de tratar y gestionar  la salud de los ciudadanos después de recoger y analizar los datos recogidos en 5.000 encuestas. Podéis descargar y leer este documento en el siguiente enlace:

“Los ciudadanos ante la eSanidad. Opiniones y expectativas de los ciudadanos sobre el uso y la aplicación de las TIC en el Ámbito Sanitario.

los ciudadanos y la esanidad

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *