La importancia de las Habilidades de Comunicación en Salud Mental

Publicada en Publicada en SALUD MENTAL

El pasado mes de Marzo tuve el placer de asistir al curso de Habilidades de Comunicación en Salud Mental que organizó el Área de Formación e Investigación Enfermera del Hospital Universitario Son Espases donde trabajo dirigido a personal del Área de Salud Mental principalmente y al que acudimos un gran número de trabajadores con muchas ganas e ilusión de aprender sobre nuestra herramienta principal: la Comunicación. 

Cartel del Curso "Habilidades de Comunicación en Salud Mental"
Cartel del Curso “Habilidades de Comunicación en Salud Mental”

El curso tuvo una duración de 8h impartidas en dos tardes por dos compañeros enfermeros que cuentan con gran experiencia en el Área de Salud Mental y que ambos son especialistas Enfermeros. Ambos supieron trasmitirnos los conocimientos y la importancia que la comunicación tiene en nuestra área de trabajo y que en general deberíamos tener todos los profesionales sanitarios, cosas tan básicas y que son rutina en nuestro día a día y que después de realizar este curso todos los asistentes nos dimos cuenta de “lo mal que lo hacemos”. Es decir: la comunicación con el paciente es lo principal y asegurarnos de que lo que queremos trasmitir lo recibe de manera correcta es fundamental para conseguir la confianza terapéutica entre ambos, nunca debemos faltar el respeto a nuestro paciente y ganar habilidades de comunicación es nuestra asignatura pendiente.

¿ QUE ES COMUNICACIÓN?

Recordemos conceptos para empezar, la palabra “comunicación” viene del latín “communicare”  que significa “poner en común, compartir” . La Real Academia de la Lengua nos dice que es una o “transmisión de señales mediante un código común entre emisor y receptor”.En función de estas premisas, podría parecer que la esencia del comunicar es un proceso intencional y eficaz de intercambio con el otro. Sin embargo, en la vida cotidiana encontramos que la transmisión de mensajes excede con mucho el deseo y la voluntad. En no pocas ocasiones, nuestro cuerpo traiciona la información transmitida a través de la palabra, convirtiéndose en fiel aliado del cerebro más primitivo y emocional.

Fuente: Google Imágenes
Fuente: Google Imágenes

David K. Berlo afirma que, al comunicarnos, tratamos de alcanzar objetivos relacionados con nuestra intención básica de influir en nuestro medio ambiente y  en nosotros mismos; sin embargo, la comunicación puede ser invariablemente reducida al cumplimento de un conjunto de conductas, a la transmisión o recepción de mensajes.

Fuente: Google Imágenes
Fuente: Google Imágenes

El Proceso de  comunicación es bidireccional, es decir, hay dos partes que están involucradas, un emisor y un receptor, se requieren 8 pasos sin importar si las dos partes hablan, usan señales manuales o se sirven de otro medio de comunicación, tres de esos pasos corresponden al emisor y los restantes al receptor.

De una manera muy dinámica y con muchos ejemplos nuestro exponente Santi nos explicaba con detalle cada uno de ellos: emisor, acción o desarrollo de una idea, acción o codificación, transmisión, mensaje, receptor, recepción del mensaje, descodificación y retroalimentación, todo ello a través de una serie de canales y en un contexto determinado. Poneros a pensar en ello por un momento y analizar como nos comunicación, de que manera, en que entorno….en que no es lo mismo comunicarnos en un entorno personal, con amigos o los compañeros a hacerlo con el paciente, su familia y en un entorno hospitalario donde esa persona además tiene una patología determinada que supone un ítem muy importante a tener en cuenta. 

Fuente: Google Imágenes
Fuente: Google Imágenes

Primera tarde de curso en la que ya te vas tocada a casa, pensando en todo lo que hacemos en nuestro día a día profesional, para empezar me di un suspenso, ¡ todo lo hago mal! No siempre, claro está, pero si cometo y cometemos en general muchos errores los cuales estuvimos analizando y comentando con ejemplos en una parte dinámica de la jornada. Interesante este curso, que importante es tener buenas habilidades de comunicación, menos mal que me he apuntado a este curso. 

Fuente: Google Imágenes
Fuente: Google Imágenes

Al día siguiente tocaba el turno a la gran profesional Eugenia Nadolu, especialista en Salud Mental dedicada al Hospital de Día de la UTCA hace muchos años y de la que aprendo mucho. Analizamos actitudes generales en Salud Mental, aspectos que son comunes y generales en cualquier campo de la salud. Lo que va a diferenciar el trabajo de enfermería en las Unidades de Psiquiatría es la “postura” que adopte el profesional en relación al manejo del paciente psiquiátrico. Aquí ya estamos “tocados y hundidos” compañeros, nos queda mucho trabajo por hacer y por mejorar, empiezo a pensar que este curso debería ser OBLIGATORIO para todos, como un RECICLAJE PARA CIERTO TIEMPO para recordarnos cosas tan básicas que olvidamos por nuestras rutinas y tareas cotidianas.

Fuente: Google Imágenes
Fuente: Google Imágenes

Después de hablar sobre la Actitud, esa predisposición adquirida y sistemática de la conducta hacia determinados objetos del mundo social, vemos los Principios básicos del trabajo asistencial y las herramientas con las que enfermería cuenta:

  • No dañar/no empeorar
  • No sacar el tema del delirio sin intención terapeútica
  • Haciendo ningún caso/excesivo caso a un paciente por miedo a reacciones violentas
  • No “meterle miedo” al paciente para conseguir algo
  • No empeñarse en corregir un relato absurdo

Y como Herramientas: 

  • Uno mismo como instrumento terapéutico: considerar las propias capacidades, características y conceptos propios en relación con los demás ( Insight)
  • El “Arte Enfermero”: combinar la observación sensorial, las emociones, gestos, sonidos y captar el significado global de la interacción con el paciente.
  • Desempeñar la actividad con destreza y eficacia
  • Aceptar al paciente como persona
  • Desarrollo de la relación de confianza
  • Explorar conductas y emociones
  • Relación terapéutica: empatía, confianza, autonomía, capacidad para cuidar.
  • Y sobre todo formarse siempre para mejorar.
Fuente: Google Imágenes
Fuente: Google Imágenes

De todo esto nos habló largo y tendido Eugenia, después pasamos a unos casos prácticos de ponernos en situación de un caso real de cada una de nuestras Unidades y analizarnos con lo aprendido de como lo habíamos hecho: todas tuvimos claro como estaba bien y lo que estaba mal.

Ahora queda la parte más importante, que es aplicar todos estos conocimientos a nuestro día a día, y por supuesto seguir formándonos para mejorar las habilidades de comunicación, principal herramienta de nuestro trabajo como Enfermeros, esas personas cercanas y que cuidamos al paciente. Nos queda mucho por hacer y eso es importante: los retos mueven el mundo.

Ojalá este curso se hiciera cada año en todos los Hospitales y fuera “obligatorio” como a tantos otros que tenemos que hacer y no son tan útiles como éste: una vez que pasemos todos por el curso, hagamos un “Reset” en la Unidad y volvamos a empezar. 

Fuente: Google Imágenes
Fuente: Google Imágenes

 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios en “La importancia de las Habilidades de Comunicación en Salud Mental

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *